Imponente Estambul


18ESTAMBUL.jpg

Estambul es una ciudad que impresiona, todo impone. El islam es la religión predominante, y por ello la cantidad de mezquitas majestuosas que se conservan firmes a pesar del paso del tiempo. Esta ciudad ostenta una gran diversidad y riqueza cultural, es la mezcla de dos ciudades, la ciudad antigua (Old City) y la zona más nueva de Estambul, aunque sigue persistiendo la magia y la autenticidad de la antigua Constantinopla. Solo llegar es un shock ver los lujosos rascacielos de los mejores hoteles asentados en una ciudad que aún conserva el espíritu original.

El estrecho del Bósforo separa Estambul en dos continentes, Europa de Asia. Antiguamente, debido a su posición estratégica entre estos continentes, la ciudad de Constantinopla controlaba las rutas marítimas de especias y otros comercios, por lo que durante siglos fue considerada la gran capital del comercio entre estos dos mundos.

Después de esta breve, brevísima explicación de su origen, sigue en la actualidad sorprendiéndonos con sus increíbles contrastes. Hay tanto que ver y visitar, incluso, como buenos foodies que somos, no nos limitamos a probar nada, queremos conocer todos los sabores de esta ciudad.

Para que nos orientemos un poco, la parte antigua de la ciudad se encuentra en el distrito de Eminönü. Un poco más arriba está el barrio de Fener-Balat, conocido por sus casitas de colores, cafés y hornos de pan. Pasado el puente Galata está el gran distrito de Beyoglu, donde se encuentra la torre Galata, la calle de tiendas y el barrio de Karakoy, la zona costera del puente Galata. Siguiendo la costa, después del barrio Karakoy está Besiktas, zona de hoteles de 5 estrellas y las tiendas de máximo lujo y le sigue Ortakoy, barrio también de hoteles de lujo, restaurantes de moda y discotecas donde se dejan ver los famosos.

¿Qué visitar?
Santa Sofia y la Mezquita Azul (o de Sultanahmed), son las más impactantes y visitas imprescindibles de la ciudad. Santa Sofia es también llamada por los turcos AyaSofya, su interior y exterior es impresionante. Aunque sinceramente la que más nos ha llamado la atención es la majestuosa mezquita Azul. Las bóvedas de azulejos son de una infinidad de tonos azules, te quedarás embobado mirando este techo. Para entrar en la Mezquita Azul, puesto que aún está en uso, es importantísimo respetar las normas de la religión islámica, las mujeres han de taparse el cabello con un pañuelo y no enseñar las piernas.

Una de las cosas más sorprendentes de esta religión es la llamada a la oración, que ocurre entre 3 y 5 veces al día . Es normal no estar acostumbrados, al principio hemos de reconocer que asusta. En nuestra primera noche nos despertamos a las 6 de la mañana con un susto de muerte al oír en la misma calle de nuestro hotel el eco de este recital de culto. Es increíble pensar que en toda la ciudad, en cada esquina, en cada casa, se oye esta misma llamada, y pensando más a lo grande, en todo el país y en el resto de países con religión musulmana.

Otra de las visitas imprescindibles es el Palacio Topkapi. Sus interiores conservan aún los tonos dorados, los azulejos, el mármol de las columnas. Las fuentes y las vistas del pabellón final te dejarán sin aliento. 

Pero lo más auténtico de esta ciudad de comercio es el Gran Bazaar y el Bazaar de las Especias. Sin duda estos dos bazares remarcan el espíritu de esta ciudad, y se nota en la gente de Estambul, su habilidad para promocionar y vender sus productos, son puros comerciantes.

El Gran Bazaar se divide en distintas zonas: Marroquinería y peletería, joyas y bisutería, antigüedades, souvenirs, telas, cerámica, bolsos de imitación, alfombras y lámparas. ¡Es IMPOSIBLE no perderse! Es gigantesco, laberíntico, cada esquina parece la misma que la anterior, pero lo mejor es dejarse llevar por las calles, pasear sin rumbo y acabar, posiblemente, en la otra esquina del Bazar.

En la zona costera, en frente del puente Galata, se encuentra el Bazaar de las Especias. Es una versión más reducida del Gran Bazaar en la que se pueden ver paradas de especias, fruta confitada y dulces típicos de allí. Al salir fuera nos topamos con la Nueva Mezquita y un paseo marítimo que toca con el puente Galata.

El barrio de Fener-Balat es conocido por sus casitas de colores, cafés y hornos de pan. Merece la pena, si tienes tiempo, pasear entre sus calles y descubrir sus cafés, las calles pintadas, en definitiva perderse sin rumbo por este barrio tan bucólico.

Una vez hemos recorrido bastante bien la Old City, hay que dar un paso más hacía la parte nueva. Cruzamos sobre el puente Galata donde se encuentran los pescadores echando sus cañas al mar, o bien por debajo, donde a cada lado del puente puedes escoger entre cientos de restaurantes de pescado fresco y a súper buen precio. Lo más importante en estos sitios es regatear siempre el precio, ya que hay mucha competencia y a todos les interesa que unos turistas (y sobretodo si se trata de chicas) vayan a comer. En general en Estambul se come muy barato, a menos que no vayas a restaurantes de moda, sobre los que os hablaré más adelante.

¡El atardecer en Estambul es uno de los más bonitos sin duda! Y la mejor manera es verlo desde una de las terrazas de los hoteles de la Ciudad Antigua que dan al mar, o bien, desde una terraza que se esconde cerca de la torre Galata, llamada Konak Patisserie-Café. Esta terraza, cercana a la torre Galata, es un MUST para ver los mejores atardeceres de la costa del Bósforo (que no es un río, sino un estrecho). Además en ella probamos unos postres turcos hechos a base de pistacho y una pasta de hojaldre.

En cuanto a la comida turca, a parte del conocido Kebab, muchos platos de carne se hacen con un acompañamiento de frutos secos y frutos confitados. Es muy típico comer ternera, por ejemplo, acompañada de almendras y orejones. En los postres se come mucho pistacho y pasta de hojaldre, y por supuesto, más frutos confitados. Estambul está llena de pastelerías, a los turcos les encanta pasar tiempo comiendo dulces y sobretodo acompañado de un buen té. Es casi obligatorio beberse el té después de una comida, te lo sirven siempre, invitando claro, y para no quedar mal, mejor bebértelo como agradecimiento. He de decir que es muy amargo, y lo mejor es tomárselo con bastante azúcar. No hay que abusar con tomar muchos tés durante el día porque cuando se trata de irse a dormir…¡No habrá quien pegue ojo!

Si quieres ir de shopping por Estambul, hay distintas zonas importantes a tener en cuenta. Por un lado el Gran Bazaar, ya explicado previamente, visita obligatoria y centro de comercio de antigüedades, alfombras, lámparas, joyas, etc.
Una de las calles más importantes en cuanto a tiendas de moda de mayor consumo es Istiklal Caddesi. Se encuentran tiendas como Zara, Mango, Topshop, cafeterías modernas, etc.

Pero si lo que quieres es pasearte por la zona de tiendas de lujo, moda más exclusiva como Prada, Chanel, Louis Vuitton, lo que debes hacer es dirigirte al barrio de Besiktas. Lo que más nos sorprendió de esta zona es que hay unas cuantas calles dedicadas a las tiendas de vestidos y trajes de noche: vestidos llenos de pedrerías, sedas, bordados y otros acabados que los hacen extremadamente pomposos.

Por último os dejamos una lista de nuestros TOP 6 en restaurantes de moda y muchos de ellos también bares de copas con vistas y discotecas. 

1.     Reina  
Es la "reina" de las noches de Estambul. Se trata de la discoteca/restaurante de moda por excelencia, en ella puedes cruzarte con celebrities internacionales como Jennifer Lopez, Madonna, Paris Hilton, Penélope Cruz, etc. Visita obligatoria si quieres pasar una noche glamurosa en la capital del Bósforo. 
Dirección: Ortaköy Mh., 34347 Istanbul
www.reina.com.tr

 

2.     Vogue
Otro de los restaurantes más de moda desde siempre es Vogue. Con magníficas vistas a la costa y al puente del Bósforo, se cena uno de los mejores sushi de toda la ciudad. Podrás encontrar tanto cocina turca, como mediterránea y más de 70 variedades de sushi. 
Dirección: Akaretler Spor Cad. NO:92 BJK Plaza A Blok K:13, Besiktas, Istanbul.
www.voguerestaurant.com

 

3.     360 Restaurant
La mejor vista panorámica cerca de la torre Galata. Si el objetivo perseguido es disfrutar de una buena cocina internacional de vanguardia y, a la vez, contemplar una vista panorámica de 360º de la ciudad turca, no existe mejor mirador que la azotea o, cuando el tiempo no acompaña, el comedor acristalado de este restaurante.
Dirección: Istiklal Caddesi Misir Apt. No:163/8 Beyoglu, Istanbul. 
www.360istanbul.com

 

4.     Frankie en The Sofa Hotel
En la quinta planta de The Sofa Hotel se encuentra Frankie: un restaurante de ambiente elegante y cosmopolita, buena decoración y sobretodo, buena comida internacional. El local tiene una agradable zona de copas con vistas a la ciudad y la mayoría de noches, nos sorprenden tocando  música en directo. 
Dirección: Tesvikiye Caddesi 41-41/A K.8 Nisantasi.  
www.frankieistanbul.com


5.     Maiden’s tower
Para impresionar con una velada romántica en Istanbul la opción perfecta es el restaurante de la torre Maiden. Esta torre, ubicada en medio del bósforo entre la costa Europea y la costa Asiática de Estambul, esconde un acogedor restaurante, por el que se accede únicamente en barco. Cenar desde esta torre es sin duda, una experiencia única y perfecta para compartir en pareja. 
Dirección: Üsküdar Salacak Mevkii, 34668 Üsküdar/Istanbul.
www.kizkulesi.com.tr

 

6.     Mikla en The Pera Hotel Marmara
Este restaurante se encuentra en el piso 19 del famoso hotel Marmara Pera. Su terraza es el lugar idóneo para disfrutar de un cocktail al atardecer con vistas a la ciudad. Las veladas en el Mikla son acogedoras y elegantes. El menú ofrece desde cocina turca fusión hasta nouvelle cuisine, para dejarte hipnotizar por un sinfín de nuevos sabores.  
Dirección: The Marmara Pera, Mesrutiyet Caddesi No:15, 34430 Beyoglu/Istanbul. 
www.miklarestaurant.com