MÁGICA FORMENTERA: Guía indispensable de la isla.


¡Si a Formentera quieres ir, este artículo tienes que leer!
Cala Saona

Cala Saona

Formentera, mmm… ¡mi isla favorita! Aguas turquesas, calor africano, hippie-boho lifestyle… Llevo visitándola desde muy muy pequeña y desde entonces no he dejado de ir. Me considero una “Formentera Lover” en toda regla, si se puede llamar así, y estoy segura de que muchas personas se sienten identificadas con este sentimiento. Por eso, y porque me encanta descubrir sitios nuevos allá donde voy, creo que soy la indicada para contaros todo sobre esta isla.

En este artículo quiero contaros lo que me encanta hacer cuando voy a Formentera, qué visitar, las calas y playas más espectaculares, y ¡ las curiosidades de la isla! ¡Espero no dejarme nada y hacer una guía lo más completa posible!

San Francesc

San Francesc

1.Desayuno en la plaza de San Francesc:

Por la mañana es el momento perfecto para irse a dar una vuelta por la capital de Formentera, San Francesc. El encanto de este pueblo es la plaza de la iglesia, rodeada de casitas blancas y cafés, donde la gente se sienta a desayunar.

Uno de mis momentos preferidos después de tomarme el desayuno, es perderme por las tiendas de moda, repletas de bikinis, túnicas y casacas boho chic, vestidos adlib ibicencos, capazos clásicos y lo de última moda. En este pueblo las tiendas dan mucho de sí aunque no lo parezca, muchas de ellas son importadoras de moda italiana y de productos que no se encuentran en España.

2. Para los más deportistas, excursión en bici:

Formentera es una isla llana prácticamente. Desde el puerto de La Savina hasta Es Caló, son unos 11km llanos, ya que pasado este punto se eleva hacia el Pilar de la Mola. Si te gusta madrugar y aprovechar la mañana, es el momento del día perfecto para hacer un poco de ejercicio en bici y a la vez conocer senderos rodeados por campos de higueras centenarias, bosques de Sabinas,  y más rincones únicos de la isla.  

Recorrer en bici o en moto el interior de Formentera, te permitirá pararte y disfrutar de esas pequeñas cosas que el coche no nos permite. Desde faros, torres, molinos, las salinas y zonas naturales de una gran belleza moldeadas por el viento.

Una de mis rutas favoritas es visitar los acantilados rocosos que se extiendena lo largo de la costa desde Can Marroig hasta Cala Saona, zona llamada Sa Pedrera.

Otra de las rutas que recomiendo es ir a visitar los dos faros que hay en Formentera: Uno, el Faro del Cabo de Barbería, que nos recuerda a la imagen idílica de película, y ¡es de lo más auténtico para ver la puesta de sol!. El otro, es el Faro de La Mola, que se encuentra en el extremo este de la isla, pasado el pueblo de La Mola. Es un lugar mágico desde el que poder observar una panorámica de la isla.

3. ¿Qué viento sopla hoy?:

Cuando decidas a que playa quieres ir es imprescindible ver qué viento sopla en la isla, ya que se disfruta mucho más cuando el mar está calmado y la playa resguardada. Si sopla de oeste, en la zona de Illetes se estará peor y puede que hasta haya corriente en el mar y arrastre medusas a la orilla. Cuando sucede esto, ¡qué no cunda el pánico!,  lo mejor es ir a las playas de Migjorn o a Cala Saona para estar resguardados. Si sopla viento de sur, en Migjorn no se estará bien y tendremos que recurrir al resto de playas, Es Pujols, Illetes, Llevant, Sa Roqueta, etc .

Playas de Illetes

Playas de Illetes

4.  Las mejores playas:

Esta claro que Formentera es una isla donde todas las playas son increíbles, no podríamos rechazar ni una sola. La calidad de sus aguas, únicas por su transparencia y tono turquesa, se debe al alga Posidonia, que crece en los fondos marinos. Es la pradera más extensa de todo el mar Mediterráneo y por ello declarada Patrimonio de la Humanidad. Sin embargo según la temporada y la zona, hay playas que se vuelven menos atrayentes a la vista por la multitud de gente que las visita.


Playa de Illetes:

Las playas de Illetes son un verdadero paraíso protegido que forman parte del “Parque Natural de Ses Salines d’Eivissa i Formentera”.  Son playas alucinantes de agua cristalina, arena fina, en la que puedes recorrer kilómetros andando por el agua, desde la orilla hasta casi las balizas que limitan la zona de baño, y ¡no hundirte!

Esta playa es la más conocida y concurrida de Formentera. Cada año miles de italianos y resto de guiris vuelan a la meca del sol en las Baleares, ¡solo para plantar su sombrilla!(a cual más hortera), sin olvidarse de su insignia italiana, la braga de baño masculina, a la que todas las españolas nos horroriza y tememos a muerte. Y por otro lado, algo que caracteriza a esta playa es el sinfín de yates que se pelean por fondear delante de la zona de baño de Juan y Andrea, El Tiburón, El Pirata o El Beso, los chiringuitos de Illetas. ¡Estamos por pensar que dentro de poco habrá que reservar un perímetro de fondeo VIP en la misma agua!

Por eso os invito a visitar esta playa, al menos alguna vez, en época más tranquila, en Mayo, Junio y Julio e incluso Septiembre. En Agosto, si vas, ya sabes que tendrás que pelearte por un trocito de arena. 


Playa de Levante: 

Es la parte opuesta a Illetes y en verano sopla el viento más fuerte en esta zona. Es una playa virgen, de arena blanca y con aguas translúcidas también como Illetes, pero puede que de vez en cuando estén agitadas por el viento. Normalmente suele haber gente más hippie y alternativa que en el lado de Illetes.

 

Playa de Ses Cañes:

Esta es otra de las playas a las que me gusta ir para variar de la zona de Levante e Illetes. Por su tranquilidad, sus aires salvajes, por sus aguas turquesas, y por las montañas de alga Posidonia en las que hundir los pies… Y se encuentra detrás del hotel Roca Bella, a unos minutos de Es Pujols. Tendrás la tranquilidad buscada ya que no figura ningún restaurante o chiringuito en la misma playa. Siempre que quieras tomar algo podrás acercarte al restaurante del Hotel Roca Bella, o bien al chiringuito People, cercano al hotel y sobre el que hablaré también en el próximo artículo.

Playa de Migjorn

Playa de Migjorn


Playa de Migjorn:

¡No me puede gustar más la tranquilidad que se respira en Migjorn! Sin duda, es una de las playas más kilométricas de Formentera, 5 km en total. Esta playa tiene sectores diferenciados: Es Mal Pas, Es Ca Marí, Racó Fondo, Es Còdol Foradat, Es Valencians, Es Arenals y Es Copinar. Muchas zonas de esta gran playa son conocidas por sus bañeras naturales formadas a partir del viento y las corrientes marinas. Migjorn conserva muchos sectores vírgenes y garantiza encontrar siempre rincones donde bañarte en tranquilidad. A lo largo de esta costa podrás encontrar cantidad de restaurantes auténticos de siempre y chiringuitos de moda en los que tomarte un arroz o un plato de pescado fresco. Mi preferido para pasar una mañana de relax escuchando música chillout desde la hamaca es el chiringuito Lucky. Lleva muchos años conservando el espíritu auténtico de Formentera, y, en el siguiente artículo os contaré porqué le tengo tanto cariño.


Caló Des Mort:

Caló Des Mort es una cala pequeña y coqueta casi al final de la isla, después del último tramo de la playa de Migjorn. Su acceso es desde la playa Es Copinar, una vez pasado el chiringuito Bartolo llegaremos a esta pequeña y poco frecuentada cala. Si eres de los que busca máxima tranquilidad, belleza y relajarse al sol acompañado de tu ligue, ¡esta es tu cala!

Cala Saona

Cala Saona

 
Cala Saona:

Una de las calas más espectaculares, y sobre todo si se llega por mar, es Cala Saona. Acantilados de tierra rojiza que contrastan perfectamente con el azul aguamarina del mar, es sin duda un must see en Formentera. La playa de Cala Saona no es del todo grande, se suele llenar bastante, por ello recomendamos hacer una excursión por mar, ya que es mucho más impactante.

 

Cala entre Espalmador e Illa de Sa Torreta

Cala entre Espalmador e Illa de Sa Torreta

5. ¿Alquilamos barco?:

Uno de los planes que más me divierte hacer en Formentera, es alquilar un barco o barca, recorrer su increíble costa y visitar Espalmador. Es indispensable tener algún título de embarcación, como el PER, para poder conducir una barca de mínimo 6 metros.

¡Qué mejor plan que llevarse la comida, un poco de ron, lima, azúcar y mucha menta y preparar unos deliciosos y refrescantes mojitos en barca!

Una de las excursiones que me gusta más es fondear en Espalmador, en la playa de s’Alga, o bien, recorrer unas millas más hasta Illa de Sa Torreta o la preciosa Illa des Porcs, donde se ubica un faro, y Esculls des Pas, una verdadera piscina natural en los días que apenas sopla el viento.
Al caer la tarde, volver costeando hacia Cala Saona donde se admira uno de los mejores atardeceres de la isla y hasta se pueden divisar delfines en el horizonte.
Es una experiencia distinta, que tanto en grupo como en pareja, todo el mundo quedará encantado.

Illa des Porcs

Illa des Porcs

6.  Visita al Hippie Market en La Mola:

Todos los miércoles y jueves hay música, artesanías y ambiente peculiar en el pueblo de La Mola. Se trata del Hippie Market de La Mola, un mercadillo que cuenta con variedad de productos artesanales autóctonos hechos por los artesanos hippies de Formentera. ¡Visitarlo es imprescindible, un must-see en toda regla!.  Solo llegar viajaremos en el tiempo al movimiento hippie de los años 70, y puedo asegurar de que aún quedan auténticos hippies con aires bohemios y, ¡barbas muy pero que muy dejadas!. Es un buen recuerdo de Formentera llevarse algún producto artesanal, pulsera o bolso hand-made, y, ¿quién sabe?, quizás conservarlo hasta la próxima escapada a la isla.

7. Atardecer con mojito en mano:

¡EL PLAN ESTRELLA en mayúsculas! Tenemos mil opciones para ver el atardecer, desde Beso beach en Illetes hasta Amore i Odio en Migjorn. En cualquiera de estos lugares, ver el atardecer de Formentera significa: Escuchar temazos Deep House viendo la caída del sol, disfrutar de una copa, bailotear con tus amigas, conversar, otra copa, reírte, desmelenarte, que se te pierda un zapato, conocer a algún italiano sexy como si aparecido del mismísimo anuncio de perfume Giorgio Armani, o algún madrileño cañón con el que whatsappearte el resto de días del verano…Todo ello es, sin duda, a lo que aspiramos al final de un largo día de playa, y en esta maravillosa isla mágica, Formentera, ¡es algo que siempre se cumple!

p10115931.jpg

Imponente Estambul


18ESTAMBUL.jpg

Estambul es una ciudad que impresiona, todo impone. El islam es la religión predominante, y por ello la cantidad de mezquitas majestuosas que se conservan firmes a pesar del paso del tiempo. Esta ciudad ostenta una gran diversidad y riqueza cultural, es la mezcla de dos ciudades, la ciudad antigua (Old City) y la zona más nueva de Estambul, aunque sigue persistiendo la magia y la autenticidad de la antigua Constantinopla. Solo llegar es un shock ver los lujosos rascacielos de los mejores hoteles asentados en una ciudad que aún conserva el espíritu original.

El estrecho del Bósforo separa Estambul en dos continentes, Europa de Asia. Antiguamente, debido a su posición estratégica entre estos continentes, la ciudad de Constantinopla controlaba las rutas marítimas de especias y otros comercios, por lo que durante siglos fue considerada la gran capital del comercio entre estos dos mundos.

Después de esta breve, brevísima explicación de su origen, sigue en la actualidad sorprendiéndonos con sus increíbles contrastes. Hay tanto que ver y visitar, incluso, como buenos foodies que somos, no nos limitamos a probar nada, queremos conocer todos los sabores de esta ciudad.

Para que nos orientemos un poco, la parte antigua de la ciudad se encuentra en el distrito de Eminönü. Un poco más arriba está el barrio de Fener-Balat, conocido por sus casitas de colores, cafés y hornos de pan. Pasado el puente Galata está el gran distrito de Beyoglu, donde se encuentra la torre Galata, la calle de tiendas y el barrio de Karakoy, la zona costera del puente Galata. Siguiendo la costa, después del barrio Karakoy está Besiktas, zona de hoteles de 5 estrellas y las tiendas de máximo lujo y le sigue Ortakoy, barrio también de hoteles de lujo, restaurantes de moda y discotecas donde se dejan ver los famosos.

¿Qué visitar?
Santa Sofia y la Mezquita Azul (o de Sultanahmed), son las más impactantes y visitas imprescindibles de la ciudad. Santa Sofia es también llamada por los turcos AyaSofya, su interior y exterior es impresionante. Aunque sinceramente la que más nos ha llamado la atención es la majestuosa mezquita Azul. Las bóvedas de azulejos son de una infinidad de tonos azules, te quedarás embobado mirando este techo. Para entrar en la Mezquita Azul, puesto que aún está en uso, es importantísimo respetar las normas de la religión islámica, las mujeres han de taparse el cabello con un pañuelo y no enseñar las piernas.

Una de las cosas más sorprendentes de esta religión es la llamada a la oración, que ocurre entre 3 y 5 veces al día . Es normal no estar acostumbrados, al principio hemos de reconocer que asusta. En nuestra primera noche nos despertamos a las 6 de la mañana con un susto de muerte al oír en la misma calle de nuestro hotel el eco de este recital de culto. Es increíble pensar que en toda la ciudad, en cada esquina, en cada casa, se oye esta misma llamada, y pensando más a lo grande, en todo el país y en el resto de países con religión musulmana.

Otra de las visitas imprescindibles es el Palacio Topkapi. Sus interiores conservan aún los tonos dorados, los azulejos, el mármol de las columnas. Las fuentes y las vistas del pabellón final te dejarán sin aliento. 

Pero lo más auténtico de esta ciudad de comercio es el Gran Bazaar y el Bazaar de las Especias. Sin duda estos dos bazares remarcan el espíritu de esta ciudad, y se nota en la gente de Estambul, su habilidad para promocionar y vender sus productos, son puros comerciantes.

El Gran Bazaar se divide en distintas zonas: Marroquinería y peletería, joyas y bisutería, antigüedades, souvenirs, telas, cerámica, bolsos de imitación, alfombras y lámparas. ¡Es IMPOSIBLE no perderse! Es gigantesco, laberíntico, cada esquina parece la misma que la anterior, pero lo mejor es dejarse llevar por las calles, pasear sin rumbo y acabar, posiblemente, en la otra esquina del Bazar.

En la zona costera, en frente del puente Galata, se encuentra el Bazaar de las Especias. Es una versión más reducida del Gran Bazaar en la que se pueden ver paradas de especias, fruta confitada y dulces típicos de allí. Al salir fuera nos topamos con la Nueva Mezquita y un paseo marítimo que toca con el puente Galata.

El barrio de Fener-Balat es conocido por sus casitas de colores, cafés y hornos de pan. Merece la pena, si tienes tiempo, pasear entre sus calles y descubrir sus cafés, las calles pintadas, en definitiva perderse sin rumbo por este barrio tan bucólico.

Una vez hemos recorrido bastante bien la Old City, hay que dar un paso más hacía la parte nueva. Cruzamos sobre el puente Galata donde se encuentran los pescadores echando sus cañas al mar, o bien por debajo, donde a cada lado del puente puedes escoger entre cientos de restaurantes de pescado fresco y a súper buen precio. Lo más importante en estos sitios es regatear siempre el precio, ya que hay mucha competencia y a todos les interesa que unos turistas (y sobretodo si se trata de chicas) vayan a comer. En general en Estambul se come muy barato, a menos que no vayas a restaurantes de moda, sobre los que os hablaré más adelante.

¡El atardecer en Estambul es uno de los más bonitos sin duda! Y la mejor manera es verlo desde una de las terrazas de los hoteles de la Ciudad Antigua que dan al mar, o bien, desde una terraza que se esconde cerca de la torre Galata, llamada Konak Patisserie-Café. Esta terraza, cercana a la torre Galata, es un MUST para ver los mejores atardeceres de la costa del Bósforo (que no es un río, sino un estrecho). Además en ella probamos unos postres turcos hechos a base de pistacho y una pasta de hojaldre.

En cuanto a la comida turca, a parte del conocido Kebab, muchos platos de carne se hacen con un acompañamiento de frutos secos y frutos confitados. Es muy típico comer ternera, por ejemplo, acompañada de almendras y orejones. En los postres se come mucho pistacho y pasta de hojaldre, y por supuesto, más frutos confitados. Estambul está llena de pastelerías, a los turcos les encanta pasar tiempo comiendo dulces y sobretodo acompañado de un buen té. Es casi obligatorio beberse el té después de una comida, te lo sirven siempre, invitando claro, y para no quedar mal, mejor bebértelo como agradecimiento. He de decir que es muy amargo, y lo mejor es tomárselo con bastante azúcar. No hay que abusar con tomar muchos tés durante el día porque cuando se trata de irse a dormir…¡No habrá quien pegue ojo!

Si quieres ir de shopping por Estambul, hay distintas zonas importantes a tener en cuenta. Por un lado el Gran Bazaar, ya explicado previamente, visita obligatoria y centro de comercio de antigüedades, alfombras, lámparas, joyas, etc.
Una de las calles más importantes en cuanto a tiendas de moda de mayor consumo es Istiklal Caddesi. Se encuentran tiendas como Zara, Mango, Topshop, cafeterías modernas, etc.

Pero si lo que quieres es pasearte por la zona de tiendas de lujo, moda más exclusiva como Prada, Chanel, Louis Vuitton, lo que debes hacer es dirigirte al barrio de Besiktas. Lo que más nos sorprendió de esta zona es que hay unas cuantas calles dedicadas a las tiendas de vestidos y trajes de noche: vestidos llenos de pedrerías, sedas, bordados y otros acabados que los hacen extremadamente pomposos.

Por último os dejamos una lista de nuestros TOP 6 en restaurantes de moda y muchos de ellos también bares de copas con vistas y discotecas. 

1.     Reina  
Es la "reina" de las noches de Estambul. Se trata de la discoteca/restaurante de moda por excelencia, en ella puedes cruzarte con celebrities internacionales como Jennifer Lopez, Madonna, Paris Hilton, Penélope Cruz, etc. Visita obligatoria si quieres pasar una noche glamurosa en la capital del Bósforo. 
Dirección: Ortaköy Mh., 34347 Istanbul
www.reina.com.tr

 

2.     Vogue
Otro de los restaurantes más de moda desde siempre es Vogue. Con magníficas vistas a la costa y al puente del Bósforo, se cena uno de los mejores sushi de toda la ciudad. Podrás encontrar tanto cocina turca, como mediterránea y más de 70 variedades de sushi. 
Dirección: Akaretler Spor Cad. NO:92 BJK Plaza A Blok K:13, Besiktas, Istanbul.
www.voguerestaurant.com

 

3.     360 Restaurant
La mejor vista panorámica cerca de la torre Galata. Si el objetivo perseguido es disfrutar de una buena cocina internacional de vanguardia y, a la vez, contemplar una vista panorámica de 360º de la ciudad turca, no existe mejor mirador que la azotea o, cuando el tiempo no acompaña, el comedor acristalado de este restaurante.
Dirección: Istiklal Caddesi Misir Apt. No:163/8 Beyoglu, Istanbul. 
www.360istanbul.com

 

4.     Frankie en The Sofa Hotel
En la quinta planta de The Sofa Hotel se encuentra Frankie: un restaurante de ambiente elegante y cosmopolita, buena decoración y sobretodo, buena comida internacional. El local tiene una agradable zona de copas con vistas a la ciudad y la mayoría de noches, nos sorprenden tocando  música en directo. 
Dirección: Tesvikiye Caddesi 41-41/A K.8 Nisantasi.  
www.frankieistanbul.com


5.     Maiden’s tower
Para impresionar con una velada romántica en Istanbul la opción perfecta es el restaurante de la torre Maiden. Esta torre, ubicada en medio del bósforo entre la costa Europea y la costa Asiática de Estambul, esconde un acogedor restaurante, por el que se accede únicamente en barco. Cenar desde esta torre es sin duda, una experiencia única y perfecta para compartir en pareja. 
Dirección: Üsküdar Salacak Mevkii, 34668 Üsküdar/Istanbul.
www.kizkulesi.com.tr

 

6.     Mikla en The Pera Hotel Marmara
Este restaurante se encuentra en el piso 19 del famoso hotel Marmara Pera. Su terraza es el lugar idóneo para disfrutar de un cocktail al atardecer con vistas a la ciudad. Las veladas en el Mikla son acogedoras y elegantes. El menú ofrece desde cocina turca fusión hasta nouvelle cuisine, para dejarte hipnotizar por un sinfín de nuevos sabores.  
Dirección: The Marmara Pera, Mesrutiyet Caddesi No:15, 34430 Beyoglu/Istanbul. 
www.miklarestaurant.com

Italianos imprescindibles en Nueva York

Nueva York es mucho más que rascacielos, calles infinitas cargadas de taxis amarillos, Central Park, o vendedores ambulantes de perritos y pretzels, esa galletita salada jamás vista en ninguna otra ciudad. Nueva York es pura multiculturalidad, lo que se traduce en una inmensa oferta gastronómica, que además ofrece servicio día y noche sin cesar. Podemos estar desayunando a las 4 de la mañana o cenando a las 7 de la tarde, cualquier hora es bienvenida para los restaurantes de todo Manhattan.

Gracias a la gran variedad de culturas que conviven en esta ciudad, es posible comer platos típicos de todos los continentes. Levantarse por la mañana y desayunar sushi en un deli breakfast es una de esas cosas que solo suceden en Nueva York. O bien encontrar en dos manzanas a la redonda un vietnamita, un thai, un chino, un italiano y un francés donde optar por cenar, pues existen para todos los gustos y colores. 

Sin embargo, te lo ponemos fácil, si eres fan de la burrata y sabes de lo que estamos hablando cuando decimos linguini ai frutti di mare, esta es tu lista. Os presentamos 10 fantásticos italianos imprescindibles de Nueva York.

1. Bar Primi ( 325, Bowery) :

Es de esos lugares auténticos en los que preparan pasta casera y los ingredientes son de primera calidad. Es uno de los italianos con más encanto, con un toque mágico por su espíritu cosmopolita. En nuestra visita, tuvimos la suerte de poder probarlo y degustar unas Albóndigas de arroz ( stuffed meatballs) ¡Impresionantes!

Si el entrante fue alucinante ya no os contamos como nos quedamos con los segundos platos, unos orecchiette al pesto, peperonata y piñones, y unos tagliatelle a la carbonara, también estupendos.

7baja.jpg

Un restaurante encantador y de precio muy asequible ¡Sin duda, Bar Primi nos dejó muy impresionados y con ganas de volver cada semana! Ojalá pudiésemos. 

www.barprimi.com 

2. Peasant restaurant ( 194 Elizabeth St.) :

No podemos dar nuestra opinión personal, pero cuentan que es de esos sitios sumamente cálidos y acogedores con un gran menú de excelente calidad. Abarca desde la carne y pescado a la brasa, hasta las mejores pizzas y pasta. Cuenta con una cocina de ladrillo increíblemente retroiluminada y con un horno a fuego abierto que está expuesto a la clientela del restaurante.   

www.peasantnyc.com

3. Rubirosa (235 Mulberry St.) :

Rubirosa, otro italiano auténtico y bullicioso, en los que el aroma de pizza y pasta fue lo que nos atrajo nada más pasar por la calle. Platos caseros para compartir en pareja, e incluso mejor si vienes con amigos. Nosotros pudimos degustar uno de los platos estrella, además de sus pizzas caseras, estos Spaguetti alla Chitarra con extra de Meatballs (albóndigas). 

www.rubirosanyc.com

4. L'Artusi ( 228 W 10th St.) : 

¿Un restaurante italiano con ambiente para una noche con amigos? L'Artusi es el lugar perfecto. Luz tenue, ambiente newyorkino y platos excelentes, l'Artusi destaca y nos deja con ganas de más. ¿Sus mejores recomendaciones? el carpaccio y los tagliatelle. Además no hay que dejar de probar su amplia selección de vinos italianos y su carta de cócteles. 

www.lartusi.com

5. Il Buco ( 47 Bond St.) :

Il Buco es un musthave en toda regla, mágico, romántico y encantador. Su comida es exquisita, pero lo que nos transporta a la vieja italia es su atmosfera tan pintoresca. Cacerolas colgadas de los techos, cántaros antiguos...Solo nos podemos imaginar a la Mamma cocinándonos una buena pasta. ¡No os olvidéis de probar los Fresh Papardelle!

www.ilbuco.com

6. Little Park ( Smyth Hotel, 85 W Broadway) :

Es el restaurante más reciente del chef Andrew Carmellini, situado en el Smyth Hotel. Little Park destaca por su estilo mezclando la cocina italiana con la moderna. La innovación en la ejecución y presentación de los platos es exquisita, y por ello es su valor añadido. La carta no se queda corta, ya que ofrece diferentes secciones entre carnes, verduras, pasta o pescados, sería recomendable degustar al menos un plato de cada sección. Mencionar también su impecable servicio, su gran bodega y su Evening Bar dónde tomarte unos cócteles antes o después de la cena. 

www.littlepark.com

7. Al di là Trattoria ( 248 5th ave, Brooklyn) : 

Al di là es otro de los restaurantes encantadores, con una gran cola de seguidores los domingos y si tiene tanto éxito será por su fabuloso menú especializado en comida norteña italiana. Su interior, de estilo Veneciano inconfundible, está respaldado por techos altos desgastados, cortinas y lámparas de araña. ¿En cuanto a qué pedir? Patatas, carne estofada, polenta, tagliatelle al ragu, cualquier opción es sencillamente buena.  

www.aldilatrattoria.com

8. Perla ( 24 Minetta Ln.) :

En Perla la atmósfera y la comida casan a la perfección. El espacio es bohemio, techos y mesas rústicas, luz agradable y platos caseros esperando a ser fotografiados y deborados por cualquier foodie. A pesar de que no pudimos ir, nos hemos permitido dejaros unas cuantas fotos con las que se os hará la boca agua. ¡Un musthave de cualquier visita a New York!    

www.perlanyc.com

9. Barchetta (461 W 23rd St.) :

Barchetta es un restaurante con sabor a mar. Entre sus platos, además de pasta fresca, su mayor surtido es la comida de mar: sardinas, gambas al ajillo, sopa de pescado, pulpo salteado, almejas frescas, langosta, atún, etc, a ello se suma la gran maestría de la elaboración de sus platos. ¡Si tienes antojo de marisco o bien de unos Linguine alle vongole ya sabes cual es tu sitio!

www.barchettanyc.com

10. Babbo ( 110 Waverly Pl.) :

Por último, Babbo, conocido como el mejor restaurante italiano de Nueva York. ¿ Cúal es el secreto? Mario Batali, el propietario, mima este local desde hace muchos años, gracias al cuidado por los detalles y su gran dedicación, nunca ha dejado de tener éxito. No es de extrañar encontrarse a algún famoso como Elthon John comiendo su plato favorito, Beef Cheek Ravioli con trufas negras y Castelmagno . La comida, el servicio, su carta de vinos y el ambiente hace de este lugar un gran restaurante.